lunes, 29 de octubre de 2007

Cristina Fernández: Nueva Presidenta Sudamericana

La primera dama de Argentina y senadora peronista, Cristina Fernández de Kirchner, ha ganado las elecciones presidenciales celebradas este domingo en Argentina, por lo que sucederá a su marido en la Casa Rosada durante los próximos cuatro años, hasta 2011, según se desprende de los datos del escrutinio parcial.
El recuento de más del 95% de las mesas electorales de todo el país le otorga el 44,77% de votos a la señora de Kirchner y coloca en el segundo lugar a la candidata de la opositora 'Coalición Cívica', la socialcristiana Elisa Carrió, con el 23,03%.
Por su parte, Carrió reconoció la victoria de Cristina Fernández de Kirchner, en los comicios tras el escrutinio de más de la mitad de las mesas electorales del país. "Reconocemos la victoria de Cristina Fernández de Kirchner y la felicitamos por su victoria", dijo la mujer que unas horas antes se había negado al reconocimiento, porque "apenas se había contado el 12%" de las mesas. Las leyes argentinas prevén que para ganar en la primera ronda se debe obtener el 45% de los votos o el 40% y diez puntos de diferencia sobre el segundo.
En tercer puesto queda el candidato de la alianza 'Una Nación Avanzada' (UNA), el ex ministro de Economía y peronista Roberto Lavagna con el 16,93% de votos, que ha sido superado por Carrió tras el recuento de los datos de las grandes ciudades.
Más de 27 millones de argentinos escogieron, además de presidente y vicepresidente, gobernadores en ocho provincias y votaron para renovar la mitad de los asientos en la Cámara de Diputados (130 de 257 bancas) y un tercio en el Senado (24 de 72).
Según los primeros datos oficiales, el gobierno habría obtenido la gobernación en distritos claves como la provincia de Buenos Aires, que cuenta con el mayor padrón electoral del país, y la de Santa Cruz, el bastión del matrimonio Kirchner. Sin embargo, en la carrera presidencial habría perdido en la capital argentina, Rosario y Córdoba, las tres ciudades más importante del país. Según dijo el analista Jorge Castro "esto se debe a que el oficialismo no ha logrado captar el voto de las clases medias urbanas por problemas como la inflación y los casos de presunta corrupción que han afectado al gobierno". Esto tal vez obligue a Cristina Fernández a un cambio de política respecto de la gestión de Kirchner, sobre todo en cuanto a la transparencia", añadió Castro.
Los analistas calificaron estos comicios de "accidentados", mientras que los partidos opositores denunciaron irregularidades. La elección debía empezar a las 08:00 am -hora local- (11:00 GMT), pero en algunas partes del país la apertura de los puestos de votación se retrasó varias horas por la deserción de las autoridades de mesa. El director nacional electoral, Alejandro Tullio, aclaró que la ausencia de estas autoridades (ciudadanos comunes que por ley estaban forzados a colaborar pero que no se presentaron) obligó a convocar a funcionarios judiciales para reemplazarlos.

miércoles, 24 de octubre de 2007

Tensión entre Turquía e Irak

La tensión entre Turquía y los kurdos creció ayer en la frontera norte de Irak, donde se han recrudecido los combates, en los que ayer murieron doce soldados turcos y 32 milicianos del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK). Los enfrentamientos se prolongaron desde la madrugada del domingo en combates que continuaban ayer cerca en la región fronteriza con Irak, que incluyeron fuego de artillería y el empleo de la aviación, según fuentes militares turcas. Los rebeldes aseguraron haber capturado a un grupo indeterminado de turcos en la refriega, algo que fue negado por el ministro de Defensa, Vecdi Gonul.
El Estado Mayor de las fuerzas armadas de Turquía informó en un comunicado de que los combates responden a una amplia operación militar por tierra y aire en respuesta al ataque lanzado por separatistas kurdos en las inmediaciones de Yuksekova, población de la provincia suroriental de Hakkari, en la zona del Kurdistán turco fronteriza con Irak.
Según la reunión mantenida entre el ministro de Defensa, Veci Gonul, y el secretario de Defensa estadounidense, Robert Gates, parece que las fuerzas turcas no van a iniciar una ofensiva al otro lado de su frontera. «La incursión no se realizará de forma inmediata, nos gustaría tomar la decisión de acuerdo con los estadounidenses», destacó Gonul tras la reunión celebrada en Kiev.
Los rebeldes del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) tendieron una emboscada a un convoy del ejército turco en la madrugada del domingo y mataron a trece soldados e hirieron a otros doce en Yuksekova, una localidad de la provincia de Hakkari, en plena confluencia entre las fronteras turca, iraquí e iraní. Según la cadena CNN Turk, los milicianos atacaron con artillería pesada y destruyeron un puente por el que circulaban los vehículos militares. Muy cerca del lugar, se registró también un atentado contra un autobús en el que resultaron heridas catorce personas. «El ejército ha respondido duramente a los últimos ataques recibidos desde el norte de Irak», rezaba el comunicado de las fuerzas armadas turcas, que en respuesta a la emboscada atacaron 63 «posibles posiciones» de los milicianos kurdos en suelo turco y acabaron con la vida de 23 combatientes. El ejército no informó de que sus tropas hubieran cruzado la frontera, ni de ataques contra posiciones rebeldes en Irak, pero la guardia fronteriza de Irak señaló que quince proyectiles impactaron contra diferentes aldeas kurdas del norte de Irak. No hubo que lamentar víctimas porque las autoridades locales, debido a la escalada de tensión de las últimas dos semanas, habían ordenado evacuar la zona. El coronel Hussein Rashid, de la guardia fronteriza, detalló que «el lugar bombardeado fue el monte Mateen». Una zona con importante presencia rebelde y que dista menos de cincuenta kilómetros del lugar de la emboscada.
Nechirvan Barzani, primer ministro del Gobierno Regional del Kurdistán, se sumó a la condena elevada desde el parlamento de Bagdad, pero no exigió a los milicianos que abandonaran sus posiciones en Irak. En la capital iraquí el primer ministro, Nuri Al Maliki, convocó una reunión de urgencia de su gabinete de seguridad tras conocer la noticia de la emboscada y aseguró que «estamos dando importantes pasos para acabar con las acciones terroristas del PKK».
El ataque tuvo lugar tan sólo cuatro días después de que el Parlamento turco autorizó al Ejército entrar en territorio iraquí si fuera necesario. También diez civiles resultaron heridos al explotar una mina probablemente colocada por el PKK al paso de un microbús en la misma provincia de Hakkari, donde se produjeron los combates. Fuentes citadas por la agencia de noticias iraquí Aswat al Iraq indicaron anteriormente que al menos 85 proyectiles de la artillería turca habían impactado contra pueblos en las zonas de Zajo.
Por su parte, el primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, condenó el atentado de los terroristas kurdos, al igual que los principales dirigentes políticos de Turquía. Bagdad ha rechazado de plano una incursión de las fuerzas armadas turcas en el norte del territorio iraquí, considerado como la zona más próspera de Irak y relativamente tranquila hasta los últimos incidentes con Turquía.
Desde Irán también se hizo un llamamiento para la salida diplomática. El principal bastión del PKK se encuentra en el monte Qandil, a cien kilómetros de la frontera turca y en plena línea divisoria con Irán, donde los militantes kurdos actúan bajo el nombre de PJAK y han llevado a cabo también acciones contra la república islámica. Tanto la ONU como algunos miembros de Unión Europea (UE), temen que el conflicto entre los kurdos iraquíes y los turcos se extienda hasta Irán u otros países arábes. Ya que los kurdos buscan su independencia desde hace años, pero Iran, Iraq y Turquia se oponen a ello.

martes, 16 de octubre de 2007

Nuevos Mercenarios

Los mercenarios son tan antiguos como las guerras a lo largo de la historia. Aparecen en todos los conflictos, antiguos y contemporáneos, y en algunos de ellos han sido la principal fuerzas combatiente. La Convención de Ginebra los define, como soldados de alquiler ó “soldados de fortuna”, reclutados en cualquier parte del mundo, no son miembros de las fuerzas armadas de los países en conflicto, sus motivaciones son estrictamente materiales.
Tanto en Iraq como Afganistán, los mercenarios son pagados o financiados por empresas “contratistas” y cumplen casi todos los parámetros que aparecen en la Convención de Ginebra. Muchos de ellos son (ex) militares o (ex) policías sacados de países pobres que han tenido ó tienen conflictos internos como Colombia, Bolivia, Perú, Brasil y Centroamérica ó África. En estos últimos años ha habido denuncias de maltratos y explotación, ya que estas personas no tienen seguro en caso de fallecimiento. Siendo ellos los objetivos preferidos de los grupos terroristas en Iraq y Afganistán. Los nuevos mercenarios trabajan en compañías de seguridad y logística para las constructoras norteamericanas, así como realizan otras funciones, que han sido contratadas por las fuerzas de ocupación estadounidense para complementar la tarea de sus tropas regulares.
Hoy, hay más contratistas en Iraq y Afganistán que soldados de Estados Unidos ó de la Coalición. Aunque las cifras varían y son crecientes, según la revista The Times refirió que son aproximadamente 180 mil (21 mil estadounidenses, 43 mil de otros países y 118 mil contratados iraquíes) frente a unos 160 mil soldados y pocos miles de empleados civiles. Todos pagados por el presupuesto de Estados Unidos. La cifra puede ser incluso mayor, teniendo en cuenta otro tipo de contratos y la falta de control al respecto de los centros de dirección de las operaciones militares.
Las compañías que se benefician con la privatización de las guerras son muchas. La famosa Halliburton ó la Triple Canopy, una de las más conocidas, según declaraciones de sus altos ejecutivos: “proteger exitosamente a las personas, infraestructuras, información y bienes requiere experiencia, ejecución sin fallas y profesionales especializados con alta capacidad para el combate y habilidades diplomáticas. Triple Canopy reúne especialistas con décadas de experiencia en la élite de las operaciones militares y de las unidades antiterroristas”. Además refiere que “En tres días podemos movilizar un team de 200 personas con municiones, armas, blindados, chalecos antibalas, equipos, comida, agua y refugio para proveer operaciones de seguridad en Iraq durante 24 horas. En dos semanas, equipamos y desplegamos 1 200 guardias en Iraq.”
Un grupo estadounidense de derechos humanos anunció que demandará ante la justicia a la empresa de seguridad privada Blackwater por la acción armada ocurrida el 16 de septiembre en Bagdad que ocasionó la muerte de varios civiles. Blackwater, que contrata agentes para actuar en Irak, está en el centro de una polémica por lo que Bagdad calificó de "crimen premeditado".
El informe de una comisión investigadora iraquí eleva a 17 el número de víctimas fatales de ese incidente en contraposición con las 11 que se habían reportado inicialmente. Sin embargo, Blackwater insiste en la inocencia de su personal. Según la firma, el tiroteo en que se vieron involucrados sus guardias en la plaza al-Nisoor de la capital iraquí fue en defensa propia cuando un grupo de insurgentes atacó un convoy diplomático bajo su custodia.
No está claro si el gobierno iraquí puede efectivamente revocar la licencia de Blackwater, como dijo que lo haría. Tampoco está claro si las autoridades iraquíes pueden llevarlos a los tribunales de su país si se comprueba el abuso de poder. Sólo hay una cosa clara: este episodio podría obligar a que se revisen las leyes sobre la actuación de mercenarios y empresas privadas.

lunes, 1 de octubre de 2007

Myanmar y los monjes budistas

Las protestas -por el alza de los combustibles- de los miles de monjes budistas de Myanmar (ex Birmania) se convirtieron en una gran manifestación contra la brutalmente dictadura militar.
Cientos de monjes, la mayoría jóvenes, marcharon en las calles de Rangún, ataviados de túnica naranja, en un acto desafiante que ha sacudido a este país de mayoría budista. Lo hicieron a través de las pesadas lluvias que inundaron la ciudad, traídas por el duro monzón. La marcha concluyó en la famosa pagoda Shwedagon. Allí pronunciaron una breve plegaria y cientos de personas formaron una cadena humana, en un esfuerzo simbólico por protegerse de la dictadura. "Los monjes que encabezaban la marcha llevaban tres banderas budistas, y los que la cerraban cargaban otras tres", informó The Irrawaddy, una revista publicada por periodistas birmanos en el exilio en Tailandia.
El mes pasado, numerosos monjes se negaron a aceptar alimentos de militares y colaboradores de la dictadura en sus rondas de cada mañana, cuando recorren las calles con un plato vacío. En el centro del país, apenas medio centenar de los 350 monjes invitados participaron en una ceremonia militar organizada por las fuerzas armadas. Militares habían atacado a principios de septiembre a unos 300 monjes que marchaban en la central ciudad de Pakokku para protestar contra el aumento de los combustibles. A semana siguiente a parece el acta de una asamblea del clero birmano contra la represión. "Los violentos, perversos, crueles, inmisericordiosos e impiadosos reyes --los grandes ladrones que viven de robar los tesoros nacionales-- mataron a un monje en Pakokku, y también arrestaron a reverendos clérigos atándolos con sogas", asegura el documento. "Los golpearon y torturaron, abusaron verbalmente de ellos y los amenazaron", indica la declaración, entregada luego a los medios de comunicación internacionales por la no gubernamental Comisión Asiática de Derechos Humanos, con sede en Bangkok.
El académico birmano Win Min, de la tailandesa Universidad de Chiang Mai, evaluó que "la junta se ha visto forzada a ponerse a la defensiva, pues los monjes presentan sus protestas como un boicot religioso". "Los monjes desafian a la junta en asuntos en los que tienen autoridad moral. Y ahora se han convertido en los líderes del movimiento opositor", añadió Win Min. El público birmano aplaude a los jóvenes monjes como los héroes del momento, explicó. "Arriesgan sus vidas en beneficio del pueblo. Se resisten a la junta para salvar a la gente del arresto y la tortura por protestar", dijo el experto. Las manifestaciones han durado todo el mes de septiembre, pese a los duros métodos de represión empleados por la junta militar estas no se han detenidos sino que se han radicalizado. Doscientos ex líderes estudiantiles y personas sin antecedentes políticos que salieron a las calles para protestar están arrestados y han sido sometidos a "tortura mental y física extrema", según activistas de derechos humanos.
El clero budista desempeñó en tiempos antiguos un papel central como asesor y guía de la política nacional en las cortes reales. Cuando Myanmar pasó a ser colonia británica (llamada Birmania), los monjes estuvieron a la vanguardia del movimiento contra el imperialismo occidental. Los monjes jugaron un papel fundamental en el levantamiento a favor de la democracia de 1988, brutalmente aplastado por los militares. Muchos de ellos fueron asesinados a tiros, y aún hay 90 encarcelados desde entonces. El clero budista también fue víctima de otra brutal ofensiva en agosto de 1990, cuando protestaban por la negativa de la junta a reconocer los resultados de las elecciones parlamentarias realizadas unos meses antes.
Más de 85 por ciento de los 47,3 millones de habitantes de Myanmar son budistas y, la subsistencia de monjes, monasterios y templos depende de la ayuda y las donaciones de la población. La ayuda incluye su alimentación. La gente les da comida cuando cada mañana ellos recorren las comunidades con sus platos vacíos. En Myanmar se practica el budismo theravada, al igual que en Camboya, Sri Lanka y Tailandia, entre otros países. La otra gran doctrina es la mahayana, predominante en Tibet y gran parte de Asia nororiental.
Estados Unidos y la Unión Europea exigen sanciones para el gobierno birmano, pero China se opone a ello. Ya que la política de China es contra los monjes budistas, los cuales piden la independencia del Tibet que pertenece a China.