jueves, 6 de septiembre de 2007

Vida y Obra de Luciano Pavarotti

Luciano Pavarotti, la mayor leyenda del bel canto del siglo XX, creció rodeado de música y pronto supo que la vocación de su padre era también la suya. Luciano Pavarotti nació en Módena el 12de Octubre de 1935. Fue hijo único de un panadero, amante de la ópera, que estimuló a Luciano a comenzar sus estudios en el mundo del canto lírico. Fue durante el Concurso Internacional de Canto en Llangollen (Gales), donde los Pavarotti (padre e hijo) obtuvieron el primer premio del certamen junto a la Coral de Gioachino Rossini. En 1955. El joven Luciano ha decidido dedicarse profesionalmente al canto y hacer carrera como tenor, por eso, mientras cursa estudios en la "Scuola Magistrale" -donde después de graduarse trabajó como maestro de primaria- decide continuar estudiando canto, primero con Arrigo Polo, en Módena, y luego con Ettore Campogalliani, en Mantua. El 29 de abril de 1961 Pavarotti se presenta al Concurso Internazionale de Opera, de Reggio Emilia. Es la primera vez que interpreta una ópera completa, nada menos que “La Bohème”, de Verdi, dando vida a su protagonista, Rodolfo. Su éxito es clamoroso. Pavarotti obtiene el Primer Premio del certamen y automáticamente se le abren las puertas del circuito operístico mundial.
Sus primeras apariciones internacionales son en Amsterdam, Viena, Zurich y Londres en 1963. Para el año 1965, ya debuta como Edgardo, de “Lucia di Lammermoor”, en Miami, junto a la conocida soprano Joan Sutherland, en una producción que les llevaría hasta Australia y que marcaría el inicio de lo que sería una brillante historia conjunta. Pero sin duda, el hito de este año fue su debut La Scala, de nuevo en el papel de Rodolfo, el personaje que más alegrías le proporcionaría a lo largo de su carrera. Años después regresaría a Milán para interpretar a personajes como El Duque, de “Rigoletto”, Tebaldo (“I Capuleti e i Montecchi” de Bellini) y Des Grieux (“Manon” de Massenet), o el “Réquiem” de Verdi para celebrar el centenario de Toscanini en 1976. Diez años antes el nombre de Pavarotti ya se ha consolidado internacionalmente en el Convent Garden de Londres, donde le conceden el título de “Rey de la Octava Do”. En 1967 debuta en San Francisco y en 1968, en el Metropolitan Opera House de Nueva York, donde realiza la proeza de cantar nueve do agudos en un aria de “La fille du régiment”, le vale una portada de la revista Time. Amén de su capacidad y expresividad vocal, su actuación escénica también alcanza la genialidad, sobre todo en los papeles cómicos, en los que resulta especialmente convincente. Con el paso de los años, en la medida que su voz crece y se oscurece, amplia su repertorio y a los grandes papeles para tenor lírico agrega otros más dramáticos como el Radamés de “Aida” o el príncipe Calaf de “Turandot”, culminando en 1992 con Otello, el papel más importante y difícil en la carrera de este inigualable cantante lírico.
En octubre de 2003 Pavarotti declaró que el peruano Juan Diego Flórez sería su sucesor como cantante de ópera. Pavarotti fue muy solicitado en teatros de todo el mundo hasta su retiro en la Ópera Metropolitana de Nueva York, en marzo del 2004, donde interpretó el papel del pintor Mario Cavaradossi en Tosca, de Giacomo Puccini.
El 7 de julio del 2006 fue operado de un cáncer al páncreas en un hospital de Nueva York. Se encontraba muy grave de salud a causa de una neumonía, que se agravó aún más debido a su delicado estado de salud después de su operación. Finalmente, a las 5 de la mañana del jueves 6 de septiembre del 2007, falleció el destacado tenor a causa de una insuficiencia renal.

No hay comentarios: